@simoncblog – El hecho de empezar a vivir solo siempre representa un reto en la vida de una persona, más si lo hacemos cuando aún estamos en nuestros early 20’s, sea que te sostengas tú solo o que tu familia aún te ayude, el hecho de vivir en un espacio que solo habitas tú significa un desafío a la hora de administrar el dinero y mantener tu vida en orden.

Aprenderás que el jabón líquido del baño no se rellena por sí solo y que el dinero que tienes disponible cada mes tal vez no sea suficiente para llevar todos los antojos innecesarios que te encuentras en el súper (como lo hacías en casa de tus padres), por eso, hemos ideado una guía que te será útil no solo a la hora de ahorrar sino también a la hora de organizarte con respecto a tu alimentación diaria. 

1. Bolsa reutilizable

Acostúmbrate a llevar una bolsa de algodón pequeña en tu bolso, te ahorrarás mucho al no comprar bolsas plásticas y además contribuirás al medio ambiente.

2. Calculadora (imprescindible)

Realiza un presupuesto de acuerdo a la cantidad de veces que harás tu compra al mes, si irás al supermercado cada semana, asegúrate de gastar un máximo de dinero en cada viaje al supermercado. Para esto, utiliza la calculadora de tu celular para registrar cada artículo que pongas en la canasta, así no te llevarás sorpresas al llegar a la caja registradora. ¿A quién no le ha pasado que va por una compra de cierto valor, y en caja se da cuenta que es el doble? Con la calculadora no te pasará.

3. Menú Semanal

Sigamos suponiendo que vas a hacer la compra semanalmente, bueno, pues realiza un calendario diario en donde anotes cuales comidas vas a consumir en casa durante la semana, recuerda esa salida a comer con tus amigas o ese chico que te invitó a almorzar, ya que en esos momentos no gastaras de tus propios alimentos, y más o menos qué vas a comer. Así no comprarás cosas que se terminen dañando y además estarás en total control de tus comidas. 

4. Lista de compras

Una vez tengas tu calendario de comidas, podrás realizar fácilmente una lista de compras, en donde anotes lo exclusivamente necesario para preparar las comidas de tu calendario. Una vez en el súper, compra ÚNICAMENTE lo que está en la lista.

5. No vayas a comprar con hambre

Te querrás llevar TODO lo del supermercado por el gran apetito que tendrás, trata de estar con el estómago lleno antes de ir a comprar.

6. Agarra la canasta, no el carro

Si de verdad eres una persona que tiende a llevar todo lo que le parece atractivo sin pensar en el precio, este tip te será de mucha ayuda. El carrito de mercado siempre es más cómodo, pero la canasta cuenta con mucho menos espacio, por lo que te la pensarás dos veces antes de incluir un artículo que tal vez no necesites.

7. Trata de comprar online

Según el país en el que vivas, existen diferentes plataformas que ofrecen mercar online, esto puede ser beneficioso porque controlas el carrito de compras desde la tranquilidad de tu casa (sin desesperarte porque ya has pasado mucho tiempo en el súper), y además vas comparando precios para no pasarte del presupuesto. Un plus es que ya no vas a tener que movilizarte con las pesadas bolsas sino que te las llevarán hasta tu casa.

8. Compra congelados

Comprar productos congelados como carne, frutas y verduras es una opción maravillosa, ya que no te estarás preocupando por consumirlos en pocos días, sino que los tendrás por mucho tiempo. Además existe una amplia variedad de productos de este tipo que te harán la vida más fácil, como las papitas a la francesa congeladas, por ejemplo.

Esta publicación fue inspirada por: www.blogmillennials.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *