El director de marketing de la firma habló sobre la negativa de la marca de lencería a trabajar con modelos trans y de talle grande

@daniel.fiquitiva – El mundo de la moda se diversifica cada vez más. El número de marcas que apuestan por retar y transformar los cánones de belleza ha aumentado en los años recientes, de manera que ya no es imposible ver una modelo de talla grande en las pasarelas de una semana de la moda o una modelo transgénero en grandes campañas publicitarias. Sin embargo, hay quienes se resisten al cambio y defienden sus tradicionales puntos de vista.

Ashley Graham (modelo pluz size) y Valentina Sampaio (modelo transgénero)

Después del despliegue de diversidad que tuvo Savage x Fenty en la pasada semana de la moda de Nueva York, quedo claro que una marca de lencería puede ser inclusiva y exitosa en el mercado actual. Por esto, muchos se preguntaron sin obtener respuesta (hasta ahora) sobre el popular desfile anual de lencería de Victoria’s Secret de este año. Si bien, la reconocida marca de lencería ya ha sido, en múltiples ocasiones, criticada por sus rígidos estándares de belleza, cabía la posibilidad que ante todo este movimiento en pro de la diversidad, esta vez se hubieran repensado las cosas.

Savage x Fenty en la semana de la moda de Nueva York 2018

Al respecto, en una conversación para la revista Vogue, el director de marketing de Victoria’s Secret Ed Razek dijo: «Si me estás preguntando si hemos considerado la posibilidad de incluir modelos trans o de tallas grandes en el desfile, te diré que, sí, lo hemos hecho y lo hemos descartado. Intentamos hacer un especial de televisión para tallas grandes en los 2000, pero nadie tenía ningún interés en ello, todavía no. ¿Deberíamos contar con transgéneros en el desfile? No, no creo que debamos porque nuestro espectáculo es una fantasía. Es un programa de entretenimiento de 42 minutos único en el mundo y cualquier otra marca de moda lo aceptaría».

Victoria’s Secret Fashion Show 2018 / Foto de Vogue

Aunque la marca sigue siendo una de las más populares actualmente, también es cierto que su negativa a trabajar con modelos de talla grande y transgénero les ha costado en ventas contra marcas que sí apuestan por un discurso socialmente responsable. Siendo de destacar la diversidad de razas y nacionalidades de los angeles existentes, así como la reciente inclusión de la modelo con vitíligo Winnie Harlow a la compañía, lo que no es una fantasía es que al continuar perpetuando imposibles ideales de belleza se le cortan las alas a millones de mujeres que siguen pensando que su valor está en su talla o identidad sexual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *