Bloguero de moda Simón Castillo




Sin duda es de mis tendencias favoritas de la década. Desde hace años venía dando asomos, primero con los arriesgados pero duramente condenados hombres en alfombras rojas y eventos de gala; que con la intención de lucir más modernos y relajados, decidían usar traje elegante con tenis. Pasaron varios años sin que el mundo pudiera acostumbrarse a esta excesivamente «extravagante» tendencia. Hasta que las mujeres decidieron que los jeans rotos también se podían usar con zapatos de tacón y los vestidos largos con tenis.

Los colores también se traducen en libertad, pues las viejas «reglas» de moda como el usar el mismo color en el cinturón o el bolso que en los zapatos, están mandadas a recoger desde hace un buen tiempo. La clave es saber combinar las diferentes tonalidades de las prendas sin tener que repetir colores en un solo outfit. 

Bloguero Simón Castillo
Camisa de Christian Lacroix – Homme y Gafas de sol de Fendi.

Así llegó esta tendencia a las calles con tanta fuerza como los pantalones para las mujeres en los años 60’s. Por supuesto que podía ser usada por todos y seguramente lo fue, como resultado de la pereza y descuido  de muchos a la hora de vestirse hace algunos años. Pues un espíritu fashionista nunca hubiera concebido usar jeans rotos con Louboutins de 13 centímetros en el 2010 o una camisa de sastre Cristian Lacroix – París remangada a los codos con tenis Nike. Pero los tiempos cambian (Thank God) y la moda siempre es recibida con los brazos abiertos siempre y cuando se acomode a nuestro cuerpo y necesidades.

Bloguero de moda Simón Castillo
Camisa de Christian Lacroix; Jeans de Levi’s; Tenis en gamuza de Nike; bolso Carolina Herrera Homme y gafas de Fendi.

La moda es el reflejo de la situación que está viviendo una cultura en determinado momento de la humanidad. Y sin duda este es el momento en que la libertad es el himno que debemos cantar todos los días, pues hay miles de tendencias y estilos que se pueden usar en diferentes ocasiones. No hay ataduras de ningún tipo como fue costumbre en las diferentes décadas de los años 1900, en las cuales la moda se encasillaba en una misma silueta sin dejarla escapar hasta pasar el relevo a la siguiente década, quien dictaminaría las nuevas reglas de estilo. ¿Quien imaginó, en el caso de las mujeres, que ir a un cóctel de vestido y tacones podía ser igual de correcto que ir al mismo evento a la misma hora pero con jeans rotos y unos buenos zapatos altos? Ahora los hombres podemos asistir a un evento formal en tenis sin morir en el intento y eso tranquiliza mi ser.

Bloguero caleño
Frente a la iglesia de La Ermita – Cali




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *