no me llegas ni a la plataforma




Habiendo dejado atrás esta edición del Colombiamoda 2016 me quedaron diferentes impresiones de las distintas personas que suelen asistir a esta clase de eventos, si bien es cierto, todos vamos a vivir la moda tanto de los asistentes como la que es presentada por los diseñadores a través de las pasarelas. A parte de esto es interesante e importante conocer personas del medio y también ser conocido por el mismo gremio; por lo tanto quiero mencionar que así como me encontré a blogueros, diseñadores y fashionistas amigos y conocidos que respondieron con amabilidad ante un saludo o un comentario, también pude evidenciar bastante rivalidad y sentido de competencia por parte de algunas personas, no solo con respecto a mi, sino que también logré ser testigo de casos externos.

Rosyl Mejía, una blogger hondureña linda tanto por dentro como por fuera, me contaba como hace menos de un mes su blog fue hackeado presuntamente por otra bloguera del mismo país, el punto es que sea quien sea esta persona, lo que hizo no fue con una buena intención, ya que esto afectó negativamente la carrera y trabajo de Rosyl evidentemente. A parte de esto, pude ver muchas personas almorzando y estando solas en la feria, y lo que no me cabe en la mente es la posibilidad de tanta soledad habiendo tantas personas en un solo recinto, las cuales alcanzas a conocer por lo menos de vista, ya que son casi siempre las mismas que asisten a los eventos.

No me llegas ni a la plataforma
Rosyl Mejía y Simón Castillo – Coctel de cierre del Colombiamoda 2016

Varios amigos me expresaron y yo pude experimentar el recelo de distintos conocidos en un principio, los cuales cambiaban su actitud al vernos hablando con nuestros amigos, los cuales ellos podían considerar como personas «importantes» e «influyentes». El punto de este relatario de vivencias es lograr cambiar el pensamiento del medio de la moda, el cual siento tan mío, y veo como un mundo hermoso, divertido y pasional, pero que se oscurece un poco con la actitud de algunas personas (claramente no todas). Quiero invitarlos a todos a dejar la envidia, la rivalidad y el recelo a un lado, para sacar nuestra faceta más humilde y sencilla (lo cual no significa perder elegancia) para así poder llegar al fin último de las ferias de moda, que es unirnos siempre como gremio, incluir a las nuevas personas y pasarla bien.

Este juego de «yo soy mas que tu» al final se vuelve un interminable círculo vicioso si todos  nos metemos a él, puesto que la importancia de una persona se mide según los ojos de quien la mira y el ego de quien la siente. Acordémonos siempre que antes que diseñadores, periodistas de moda, blogueros o fashionistas somos personas; que un saludo no nos hará ningún daño y que la buena educación es una tendencia que no pasa de moda. Así mismo nunca olvidemos que la moda es nuestra herramienta para reflejar la belleza que llevamos por dentro y que es la que más importa; como amante y conocedor de la moda, les puedo decir sin ningún miedo a ser llamado hipócrita, que la belleza externa no vale absolutamente nada si no se acompaña de un alma luminosa y nutrida de buenas acciones y sentimientos positivos.




Un comentario en «La humildad y el éxito traducidos en moda.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *