Kim K. confiesa que el vestido que usó en la Met Gala le provocó el mayor dolor que ha sentido en su vida

@simoncblog – Por increíble que parezca, la líder del clan Kardashian sacrificó su salud para crear la silueta ‘camp’ perfecta para su vestido Thierry Mugler en la Met Gala. Y es que el glamour antiguo aún tiene sus rezagos en la modernidad, por más discursos feministas que se nos estén mostrando por todas partes. ¿Debe esto ser tomado como un sacrificio por la creación de un look teatral, y no como un intento desesperado por satisfacer la mirada masculina?

La empresaria habló con la WSJ Magazine sobre cómo aún recuerda el sufrimiento que le generó entrar en este Mugler. Más que el vestido, la ceñida faja que tuvo que usar para crear la silueta necesaria, la cual asegura que la obligó a tomar clases previas sobre como respirar con ello puesto para no acabar desmayándose por falta de oxígeno.

“Nunca he experimentado un dolor igual a ese en mi vida”, le cuenta a la periodista que la entrevista. “Tengo que enseñarte foto de las marcas que me dejó el corsé cuando me lo quité. Las llagas y hendiduras que dejó en mi espalda y en mi estómago”, explica.

Estas mismas declaraciones desmienten el rumor de que la ‘reina del countur’ se habría extraído sus costillas flotantes para así tener una cintura de avispa. “Ni siquiera sé si es posible operarte de algo así”, declara. 

En todo caso, su extrema producción no la dejó siquiera sentarse a cenar en la gala, por eso le dijo a Anna Wintour: «Ok, Anna, si no me siento para cenar, ahora ya sabes por qué. Estaré por ahí saludando a la gente y charlando, pero no puedo sentarme. Solo puedo sentarme a la mitad”, reconoció en una entrevista para Vogue

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *