woman suits trend

El traje sastre es una prenda que anteriormente solo se le adjudicaba al armario masculino. Se creó únicamente pensando en la comodidad y versatilidad del ‘hombre moderno trabajador’, que necesita verse bien sin ocupar gran parte de su tiempo pensando en su vestimenta. En distintas décadas del siglo pasado, también existieron mujeres que usaron trajes sólo para incomodar las miradas machistas y hacer, tal vez, un grito de rebeldía.

En la actualidad, las mujeres logran apropiarse de este tipo de vestimenta, y lo hacen de una manera excesivamente sexy y fashionable que se puede convertir en un salvavidas a la hora de no saber qué usar para cierto evento. Aquí, una guía de las diferentes maneras para usarlo.

Con influencias ultra femeninas

no me llegas ni a la platafroma

El clásico traje sastre que por tanto tiempo fue adjudicado únicamente a la masculinidad, puede ser llevado de formas muy femeninas. Por ejemplo, usando un blazer oversized y un cinturón con personalidad que cree una cintura definida y por ende un escote pronunciado. Los accesorios se convierten en piezas claves, ya que la utilización de los mismos convierten el look en una visión de feminidad.

Llevando el Blazer como vestido

simon castillo

Otra manera ultrafemenina de usar una de las piezas más representativas del traje sastre. Un blazer oversized que se convierte en un vestido y se vuelve un outfit totalmente sexy y arriesgado.

Con influencias andróginas

no me llegas ni a la platafroma

Una tendencia que contrasta características adjudicadas a los femenino y aspectos dados a lo masculino en un solo conjunto de vestimenta. Un traje sastre clásico, pero con un estampado protagónico, un pantalón a la cintura, una blusa en vez de una camisa y un cabello largo bien peinado (ah, también un buen manicure), crean un look andrógino totalmente fashionable digno de cualquier semana de la moda del mundo. Se vuelve un outfit tan versátil que es usable en múltiples ocasiones.

Apropiándose de códigos masculinos
simon castillo

Kendall Jenner nos inspira al ser una mujer que se destaca por su feminidad, pero que no le teme a apropiarse de códigos estéticos masculinos. En este caso decidió convertirse en su propia versión masculina (y sexy) con un traje sastre que posee siluetas de los años 40 pero estampados ultramodernos, esto lo contrastó con influencias deportivas llevando tenis, camiseta blanca y el dobladillo del pantalón recogido. Decidió añadir elementos que elevaran esta masculinidad, llevando un peinado clásico para atrás y una riñonera cruzada en el torso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *