Homofobia, racismo y body shamming, son algunas de las controversias que  hacen de Dolce & Gabbana una de las casas de moda más problemáticas

Se acerca la semana de la moda de Nueva York y los fashion lovers nos emocionamos. En un ambiente político de división y xenofobia, ver a las diversas personalidades de la industria en un solo lugar celebrando el gusto por el diseño nos recuerda que pueden ser más las cosas que nos unen que las que nos separan.

Una de las casas de moda que hace de este aspecto su estandarte es Dolce & Gabanna, cambiando inteligentemente sus estrategias de marketing. Además de potenciar el mercado millennial, la firma de moda italiana hace un par de años le apunta a la representación de la diversidad, contando en sus pasarelas y campañas publicitarias con modelos de diferentes razas, estaturas, tallas, edades y orientaciones sexuales.

Aunque indudablemente esto es algo a celebrar, hay quiénes consideran que el cambio no se fundamenta en razones altruistas, sino en una reacción a la negativa imagen pública que los discriminatorios comentarios de Domenico Dolce y especialmente Stefano Gabbana le han dando a la marca.

Una de las primeras controversias por los comentarios de los diseñadores fue sobre el matrimonio igualitario y la fecundación in vitro [FIV]. En 2015 en una entrevista para la revista italiana Panorama, la pareja dijo que los niños nacidos de FIV son «Niños de la química, niños sintéticos. Uteros rentados, semen escogido de una catalogo». Domenico incluso agregó: «La procreación debería ser un acto de amor. Cuando naces tienes un padre y una madre, al menos así debería ser, por eso no estoy nada a favor de lo que yo llamo niños químicos. Soy gay, no puedo tener hijos. Supongo que no se puede tener todo en la vida. La vida tiene un curso natural, algunas cosas no se pueden cambiar. Una es la familia».

Las declaraciones levantaron críticas. Elton John, Ricky Martin y Chrissy Teigen, fueron algunas de las celebridades que expresaron su desacuerdo en redes sociales, mencionando además que no volverían a usar artículos de la marca. Dolce después se disculparía en una entrevista para Vogue diciendo que no era su intención ofender a nadie: «He hecho un examen de conciencia. He hablado con Stefano mucho sobre esto. Me he dado cuenta que mis palabras fueron inapropiadas y me disculpo. Ellos solo son niños».

Si bien en 2016 la marca aumentaba su reconocimiento del mercado millennial al tener influencers como Cameron Dallas asistiendo a sus fashion shows, también recibieron críticas por lo que muchos llamaron racismo. Las «Slave Sandals» causaron revuelo en internet, considerándose como una inadecuada representación cultural. La marca nuevamente se disculparía ante las reacciones, cambiando el nombre de las sandalias a «Decorative Flat Sandal».

Luego en 2017, cuando los influencers no solo asistían a los fashion shows sino que además hacían parte de las pasarelas, los polémicos comentarios de los diseñadores volvieron, esta vez en cabeza de Stefano. Tras la presentación de Lady Gaga en el medio tiempo del Super Bowl, se dijo que en el diseñador criticó el cuerpo de la cantante en su presentación, específicamente su vientre. Si bien dichas afirmaciones fueron privadas, más tarde Stefano aparentemente cambiaría de opinión posteando en su cuenta de instagram un halago a la cantante por mostrarse tal cual es.

Poco más tarde, Stefano volvería a hacer virales sus posts en intagram, esta vez decidiendo señalar lo que para era él era la copia de piezas de Dolce & Gabbana por parte de otras importantes marcas de moda. Gucci, Moschino y Chanel fueron algunas de las acusadas. Contradictoriamente, Stefano también reconoció haberse inspirado del trabajo de otros diseñadores para sus diseños, como fue el caso de un collar Vivienne Westwood.

Stefano no solo se ha visto envuelto en polémicas con otras marcas, sino también con diversas personalidades del medio del entretenimiento. Una de ellas fue Miley Cirus, quién al felicitar a su hermano Braison por hacer parte de su primer runway show en una pasarela Dolce & Gabbana, decidió además expresar su desacuerdo con las políticas de la marca en un post de su cuenta de instagram que luego eliminaría. La primera reacción de Stefano fue escribir «Ignorante!!!» en el post de la cantante, para posteriormente comentar en otra de sus fotos «por tus estúpidos comentarios nunca más trabajaremos con él«.

Aún más controversial, el diseñador italiano dio a conocer su punto de vista respecto a la relación entre la moda y la política al repostear la foto compartida por Miley: «Somos italianos y no nos preocupamos por la política ¡y menos por la americana! Hacemos vestidos y si piensas que puedes hacer política con un post, es simplemente algo ignorante. No necesitamos tus posts o tus comentarios, así que la próxima vez ¡¡Ignóranos por favor!!».

Y así, la lista de comentarios discriminatorios y discusiones puede seguir ampliamente, destacándose las ocasiones en que Stefano dijo que Selena Gomez era «tan fea», que en un couture show de Dior se «hizo todo mal como de costumbre» y los constantes enfrentamientos con la cuenta de instagram Diet Prada.

Si bien, no solo las personas que se han visto directamente comprometidas en los escándalos han decidido alejarse de toda relación con la marca, personalidades del medio como el estilista Stefano Tonchi (editor en jefe de la revista W) y el reconocido chef Antoni Porowski (reconocido por ser uno de los fab 5 de la serie de netflix Queer Eye), también han decidido dejar de comprar los artículos de la marca demostrando su desacuerdo con lo sucedido.

Contrariamente a lo que podría pensarse, la marca en realidad no ha sufrido pérdidas. Además de aprovechar las mismas discusiones para crear artículos como las camisetas con los lemas #boycott y #pleasesaysorry2me, según el portal Business of Fashion, Dolce & Gabbana incluso habría mejorado su margen de ventas. Ante esto, siendo una realidad innegable el éxito de la marca, cabe poner en duda la coherencia de su imagen e incluso cuestionar el valor de dicho éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *