La industria cinematográfica se ve carente de directoras mujeres, sin embargo, este listado demuestra el talento de sus realizadoras

@simoncblog – Pasa en Hollywood, pasa en Netflix, pasa en la vida real. Las mujeres son discriminadas de miles de maneras, puede ser a través de un salario reducido comparado con el de un hombre con su mismo cargo, o simplemente quitándoles la oportunidad de trabajar por preferir a una persona del género masculino, si no es por esto ¿por qué las casas productoras más grandes contratan una cantidad tan reducida de mujeres para realizar sus películas?

Angelina Jolie, Isabel Coixet, Karyn Kusama, Susan Johnson o la nominada al oscar Tamara Jenkins son solo algunas de las directoras cuyas películas puedes ver en Netflix: historias dramáticas, emocionantes y colmadas de contenido fuerte y de calidad.

‘Se lo llevaron: recuerdos de una niña de Camboya’ (2017)

Nominada al Globo de Oro a la Mejor Película Extranjera y al BAFTA en la misma categoría, esta fue la quinta película que dirigió la magnífica Angelina Jolie. Se trata de una adaptación de las memorias de la escritora y activista Liung Ung durante el régimen de los Jemeres Rojos entre 1975 y 1978. La historia se relata a través de sus propios ojos, desde que tenía 5 años, cuando los Jemeres Rojos tomaron el poder, hasta los 9 años. La película muestra el indomable espíritu y devoción de Loung y su familia mientras luchan por mantenerse unidos.

A todos los chicos de los que me enamoré (2018)

Tras estrenarse en el Festival de Toronto de 2016, el segundo proyecto de Susan Johnson fue adaptar cinematográficamente el libro de Jenny Han ‘A todos los chicos de los que me enamoré’ que narra la historia de Lara una joven que, durante toda su vida, ha escrito una carta a todos los chicos de los que se ha enamorado pero sin llegar a tener nada con ellos. Esas cartas las guarda en una caja que solo ella conoce pero de pronto llegan a los chicos a las que iban dirigidas y Lara tendrá que enfrentarse a las reacciones no solo de los chicos sino de toda la gente de su alrededor. Estrenada a finales de verano, ha sido todo un éxito en Netflix.

Mi vida sin mi (2003)

Sarah Polley y Mark Ruffalo se pusieron a las órdenes de Isabel Coixet para rodar esta maravillosa y dramática película sobre una jovencísima madre a la que diagnostican un cáncer de útero terminal que solo le permitirá vivir dos meses. Entonces, hace una lista de todas las cosas pendientes que tiene por hacer e intenta organizar cómo será su vida y la de su familia después de que fallezca (hasta intenta buscarle una ‘novia’ a su pareja). 

La invitación (2015)

Will y Eden formaban una pareja feliz hasta que su hijo murió en trágicas circunstancias y la pareja no aguantó más: Eden se marchó de un día para otro. Pero al cabo de los años, regresará casada con otro hombre y totalmente cambiada, parece otra persona. Decide invitar a Will y a su nueva novia a una cena en la casa que compartieron antaño y enseguida los invitados se dan cuenta de que algo siniestro y aterrador se siete en el ambiente… Dirigida por Karyn Kusama.

Vida privada (2018)

Tamara Jenkins, que fue nominada al Óscar al Mejor Guión por ‘La familia Savages’, dirige ‘Vida privada’, una divertida y emotiva historia sobre una pareja (interpretada por Paul Giamatti y Kathryn Hahn) que no puede tener hijos y que intenta tenerlos a través de la reproducción asistida y de la adopción. Su matrimonio se ve emocionalmente afectado de muchas maneras, tanto a nivel afectivo como económico y en muchas ocasiones sienten que llegan al límite, pero el regreso de Sadie (la actriz revelación Kayli Carter), una joven que acaba de abandonar sus estudios, todo comenzará a verse de una manera distinta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *