@daniel.fiquitiva – Este mes se cumple un año en que el famoso #MeToo se hizo viral. Este movimiento que denuncia las agresiones y acoso sexual contra las mujeres en Hollywood, ha tenido un impacto sin precedentes en la industria. Muchas son las actrices y personas del medio que después de años de silencio han confesado y denunciado este tipo de violencias. Recientemente, Nicole Kidman habló abiertamente por primera vez sobre su matrimonio con Tom Cruise, diciendo que de no ser por este, su experiencia en la industria respecto al acoso, hubiera sido muy diferente.

Nicole Kidman siempre ha sido reservada sobre su vida privada, especialmente sobre su matrimonio con Tom Cruise. La ganadora de un Oscar y cuatro Globos de Oro, se casó con el actor en 1990 a la edad de 22 años, matrimonio que llegó a su fin 11 años más tarde en 2001. Desde entonces, han sido muy pocas las ocasiones en que ha compartido con la prensa detalles sobre su relación con el actor, tal como sucedió hace un par de días en una entrevista para New York Magazine.

Nicole Kidman en su relación con Tom Cruise

«Me casé muy joven y en ningún momento busqué poder, pero sí protección«, confesó Nicole. «Me casé por amor, pero la verdad es que estar casada con un hombre poderoso también me ayudó a evitar ser objeto de acoso sexual. Pude trabajar sin limitaciones ni riesgos de este tipo, porque era como si viviera dentro de una burbuja. Y cuando salí de esa burbuja, con 32 o 33 años, tuve claro que debía empezar a madurar» dijo la actriz Australiana ahora casada con el cantante Keith Urban.

Nicole Kidman junto a su esposo Keith Urban en los Globos de Oro 2017

Este tipo de declaraciones resultan reveladoras para movimientos como #MeToo y en general en la lucha por la igualdad de género. El hecho de que una mujer tan ‘poderosa’ sienta que evitó ser víctima de violencia sexual por estar casada con un hombre a temprana edad, nos habla de una realidad machista en la que las mujeres son cosificadas y adquieren un carácter de pertenencia sólo cuando son respetadas por otros hombres y no por el respeto que merecen por sí mismas. Resulta preocupante que después de años de lucha estas realidades sigan produciéndose, en un medio tan popular y con tanta exposición como Hollywood, pero también en una sociedad como la nuestra en la que muchas mujeres están aún lejos de empezar a hablar al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *