Es una nueva tendencia que va después de la luna de miel y que Kate Middleton también implementó en su matrimonio

@simoncblog – Falta un poco más de un mes para que se cumpla el primer aniversario de Meghan y Harry, todavía es un misterio el destino de su luna de miel, pero ya sabemos en donde pasaron la ‘babymoon’, o lo que es lo mismo, sus últimas vacaciones antes de ser padres. 

Varios medios británicos han señalado que la pareja pasó unas cortas vacaciones de tres días en el Four Seasons Hotel Hampshire, una antigua mansión georgiana situada cerca a Windsor, zona en la que ayer se confirmó que Meghan y Harry ya se han mudado tras terminar las remodelaciones de Frogmore Cottage, la casa de campo por la que han cambiado sus aposentos en el palacio de Kensington.

Según The Daily Mail, el matrimonio se hospedó en la suite más costosa del hotel, de 10.000 libras la noche (Unos $40.700.000 pesos colombianos), y prefirió comer en su propio comedor en lugar de hacerlo en los dos restaurantes que dirige la prestigiosa chef británica Skye Gyngell. The Sun, a su vez, citó a un amigo de los duques: «A Meghan solo le faltan dos semanas para dar a luz, así que Harry quería mimarla»

En 2013, el príncipe Guillermo y Kate Middleton fueron los primeros Windsor en apuntarse a la tendencia de la ‘babymoon’, ya que disfrutaron de unas vacaciones en la isla de Mustique antes del nacimiento de su primer hijo, el príncipe George, mientras que cuando esperaban el de la princesa Charlotte escogieron descansar en el castillo de Balmoral. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *